¡Libera espacio para lo importante!

Porque vamos demasiado deprisa...
Sí, vamos demasiado deprisa. A veces no tenemos tiempo para nada y no nos damos cuenta de las cosas que suceden a nuestro alrededor, de lo que pasa a aquellos que caminan con nosotros, de la vida... Y se nos pasa todo volando. Así, es imposible darnos cuenta de los signos de Dios en cada paso que damos.
 
...sin tiempo para ver, sentir, abrazar...
Así, poco a poco, vamos perdiendo nuestra capacidad de ver, de sentir, de abrazar. Necesitamos, en esta circu¡Libera espacio para lo importante!nstancia, algo más...

...necesitamos PARAR… ¡LIBERAR ESPACIO PARA LO IMPORTANTE! Dejar hueco en nuestra cabeza y nuestro corazón para las cosas que de verdad merecen la pena.
 

Sed buenos: buenos en vuestro rostro,
que deberá ser distendido, sereno y sonriente;
buenos en vuestra mirada, una mirada que primero sorprende y luego atrae.

Sed buenos en vuestra forma de escuchar:
de este modo experimentaréis, una y otra vez, la paciencia,
el amor, la atención y la aceptación de eventuales llamadas.

Sed buenos en vuestras manos: manos que dan, que ayudan,
que enjugan las lágrimas, que estrechan la mano del pobre y del enfermo
para infundir valor, que abrazan al adversario y le inducen al acuerdo,
que escriben una hermosa carta a quien sufre,
sobre todo si sufre por nuestra culpa;
manos que saben pedir con humildad para uno mismo
y para quienes lo necesitan, que saben servir a los enfermos,
que saben hacer los trabajos más humildes.

Sed buenos en el hablar y en el juzgar:
Pero siempre con y desde el amor de Dios.

Pedro Arrupe sj

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.