Operación KILOwatio

Más de cinco millones de personas declaraban, en 2016, ser incapaces de mantener su casa entre los 18 y los 21 grados en invierno, la temperatura adecuada para la vida, según los criterios de la Organización Mundial de la Salud, por falta de recursos. Este fenómeno de carencia se conoce mediáticamente como pobreza energética y ha crecido en un 22% desde 2014, de acuerdo con un estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). Esta incapacidad de mantener caliente el hogar y de incluso, calentar los alimentos, afecta no solo a familias en riesgo de exclusión social sino a también a ciudadanos con salarios que no les permiten pagar las facturas.

[El País. 21/11/2017]

Cuando nos encontramos con este texto en la prensa hace unas semanas, decidimos ponernos en contacto con Cáritas, para conocer la realidad de este problema aquí en nuestra ciudad. Nos comentaron que “a pesar de que la recogida de alimentos sigue siendo una necesidad en nuestra ciudad, muchas asociaciones contribuyen; y otras realidades, como la pobreza energética, quedan menos atendidas”.

Por este motivo este curso queremos reorientar la Campaña de Navidad con los alumnos de la ESO y Bachillerato, y hemos decidido emprender con ellos la “Operación kiloWATIO”, con dos objetivos claros. El primero, acercarnos a conocer esta realidad que muy probablemente nos puede quedar un poco lejana; y segundo, poder aportar alguna cantidad económica al proyecto de Cáritas.

Según datos publicados recientemente por el Ministerio de Energía; hasta octubre, el recibo de la luz ha subido un 12% de media, lo que con la llegada del invierno complica todavía más la situación de todas esas familias en situación de riesgo energético.

¿Cómo poder echar una mano?Muy sencillo, con una pequeña aportación económica a través de vuestros hijos (en unos sobres que les hemos entregado para ello) que irán depositando en la hucha de cada clase, custodiada por el tutor; o en la que estará colocada en la entrada principal del colegio junto al Belén.

Esta campaña puede ser también un bonito momento para dialogar con ellos sobre cuestiones con un poco más de calado: conocimiento de la realidad, compromiso personal o lo mucho que podemos hacer con poco; y que de esta forma también sean ellos los que se impliquen colaborando con una parte de su propina.

Que este tiempo, camino de la Navidad, sea un espacio de encuentro con y para todos, espacio también para acerarnos a esas realidades que piden nuestra ayuda.

Un saludo y feliz Adviento a todos.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.